6 aspectos que debes conocer antes de pedir una hipoteca

consejos hipotecas inmobiliarias

¿Tienes que pedir una hipoteca para comprarte una vivienda? Contratar un préstamo hipotecario es un proceso largo que requiere esfuerzo y dedicación.  Tomarse tiempo en recopilar información y estudiar detenidamente las opciones y posibilidades resulta indispensable para conseguir la mejor financiación.

6 tips a considerar al pedir una hipoteca

La hipoteca es posiblemente, la transacción más importante que vas a realizar en la vida. Es el compromiso que más tiempo requiere con una entidad financiera, entre 10 y 20 años.

Por tanto, la decisión de invertir en un inmueble debes planificarla, así como considerar en el camino una serie de factores. En este post te explicamos los 6 tips que debes conocer antes de pedir una hipoteca, ¡no te los pierdas!

1. Requisitos para pedir una hipoteca

Los bancos cuando tienen que conceder un préstamo hipotecario tienen en cuenta ciertos requisitos imprescindibles sobre el demandante. Es importante que, antes de pedir la hipoteca, te cerciores de que cumples el perfil y que el banco no rechazará tu propuesta.

Uno de los requisitos es la edad del demandante, ya que los bancos suelen conceder el préstamo hipotecario a personas entre 18 y 75 años.

Otro de los requisitos está relacionado con la solvencia económica del cliente:

  • Tener ingresos fijos. Es decir, tener una estabilidad económica es uno de los aspectos esenciales para que te concedan una hipoteca.

  • Aportar inicialmente al menos el 20% del precio de tasación de la vivienda. Este concepto se denomina “entrada” y es imprescindible para los bancos. 

En estos momentos, los bancos no financian todo el precio de la vivienda (salvo excepciones), sino que suelen cubrir hasta el 80% del valor de compraventa o de tasación. En consecuencia, necesitaremos disponer del 20% restante para pagar el resto de la nueva propiedad.

A esto hay que sumarle, además, el coste de los gastos de compraventa y el de los de la escritura de la hipoteca, que conjuntamente equivale a entre el 10% y el 12% del precio de la vivienda.

¡Echa un vistazo a este ejemplo! Te servirá para entenderlo mejor:

Si la vivienda que quieres comprar cuesta unos 100.000 euros, debes tener ahorrados unos 30.000 euros para que te den la hipoteca con las mejores condiciones.

El banco te exige como requisito adicional tener un trabajo fijo e indefinido, en el que tengas cierta antigüedad. De este modo, le darás más confianza de que mantendrás el empleo y de que contarás con el sueldo suficiente para afrontar las cuotas de la hipoteca sin riesgo para tu economía.te

2. Preparar la documentación para elegir la hipoteca

El paso más importante antes de solicitar una hipoteca es tener lista toda la documentación que necesita el banco. Llevar la documentación ordenada y actualizada te dará pequeñas ventajas que contribuirán a que el proceso de búsqueda te dé los mejores resultados.

Presentar los papeles en un primer momento te permitirá acortar tiempos y conseguir que el banco analice antes tu situación para recibir en menor espacio de tiempo una respuesta sobre si te conceden o no hipoteca.

Además, te facilita el acudir a varias entidades para solicitar la hipoteca.

Por lo general, estos son los documentos que tienes que presentar:

  • El NIF o NIE en vigor.

  • Vida laboral actualizada.

  • Declaración del IRPF más reciente.

  • Extracto bancario de los últimos meses.

  • Escrituras de todas las propiedades que tengas.

  • Últimos recibos pagados de los préstamos.

  • Contrato de alquiler y últimos recibos si actualmente estás viviendo en una casa arrendada.

  • Justificantes de otros ingresos o rentas.

Toda esta documentación básica es la que suelen pedir en cualquier banco. Sin embargo, cada entidad tiene sus propios criterios de concesión, por lo que puede que te soliciten más o menos documentos.

consejos hipotecas inmobiliarias

3. Calcula qué cantidad necesitas de hipoteca

El Banco de España recomienda no dedicar más del 35% de nuestros ingresos al pago de deudas financieras, incluyendo la cuota de la hipoteca, para no poner en riesgo nuestra economía.

Como comprador debes pensar en qué préstamo hipotecario se adapta mejor a tus necesidades:

  • ¿Serás capaz de hacer frente a los pagos periódicos?

  • ¿Cuál es el plazo de amortización?

  • ¿Cuáles son tus ahorros?

  • ¿Qué margen tengo de gastos imprevistos?

Es por ello que es recomendable conocer tu cuota de endeudamiento y que ésta no supere el 30-35% de los ingresos netos del titular.

La financiación de una hipoteca al 100% más gastos, es muy poco frecuente o prácticamente imposible. Por ello, los bancos ofrecen una cantidad límite a financiar. ¿Qué cantidades son más comunes?

  1. El menor valor entre el 100% de compraventa y el 80% del valor de la tasación, con lo que al menos tenemos que tener ahorrados los gastos, que representan algo más del 10% del préstamo total solicitado.

  2. El menor valor entre el 80% del precio de compraventa y tasación. Así, es obligatorio que el solicitante tenga el dinero ahorrado y pueda hacer frente al 20% del precio de la vivienda, sumándole todos los gastos.

4. Revisa la letra pequeña

A la hora de elegir una hipoteca debes examinar a conciencia las condiciones de la misma. En este caso es aconsejable que cuentes con la ayuda de un abogado o experto inmobiliario para guiarte y ponerte en conocimiento de algunas cláusulas abusivas cuya aplicación es ilegal, como por ejemplo la cláusula suelo, que es aquella que establece un tipo de interés mínimo al préstamo.

Para pedir una hipoteca la ley exige que la vivienda cuente con un seguro de hogar que cubra siniestros como el incendio. En este caso no estás obligado a vincular la hipoteca con una póliza de la entidad, ya que puedes contratarlo por tu cuenta si te sale más económico.

¿Qué son las comisiones asociadas? Es un concepto muy importante que debes tener en cuenta en la solicitud de una hipoteca. Las más habituales son:

  1. Comisión de apertura. Se calcula sobre el total del préstamo hipotecario. ¿Cuándo se paga esta comisión y por qué? 

Al inicio del préstamo hipotecario. Es una compensación al banco por los trámites y gestiones de la formalización del préstamo.

2. Comisión de cuenta asociada a la hipoteca.  Sucede cuando el banco al que le vas a solicitar la hipoteca, requiere que abras una cuentas para gestionar los pagos de este procedimiento.

Si eres cliente de ese banco, lo más probable es que esa comisión no exista.

3. Comisión por amortización parcial o total. Es la comisión para los casos en los que el cliente paga toda la cantidad de manera anticipada o al menos una parte.  

Es la compensación que recibe el banco por los trámites administrativos realizados. 

5. Compara las distintas posibilidades

Una vez que has consultado con distintas entidades la solicitud de una hipoteca, es muy aconsejable que compares las hipotecas antes de firmar.

Debes buscar encontrar las mejores condiciones para el pago de tu préstamo hipotecario.

consejos solicitar hipoteca

6. Escoge la hipoteca que más se adapte a tus necesidades

Existen varios tipos de hipoteca que se adaptan en función de diferentes necesidades. Vamos a ver algunos de los más importantes:

  1. Hipoteca fija en la que la cuota mensual a pagar y los intereses por la solicitud no varían mientras lo que dure el préstamo. A pesar de que el tipo de interés del mercado cambie, la cuota no se modifica.

  2. Hipoteca variable en la que lo más común es que el interés vaya asociado a un índice de referencia que suele ser el Euríbor. ¿Esto que significa? La cuota mensual, variará en función de lo que varíe el Euríbor. 

  3. Hipoteca mixta en la que se aplica un interés fijo durante los primeros años. A partir de ahí, el interés varía según lo haga el Euríbor. 

Descubre aquí todo lo que necesitas para saber cuál es la mejor hipoteca para ti.

Una vez elegido el tipo aplicable a nuestro préstamo hipotecario, podemos comenzar a profundizar en el coste del mismo. Aquí entran en juego tres términos importantes: TIN, TAE y euribor.

  1. El TIN o Tipo de Interés Nominal, es la cantidad que cobran los bancos por los préstamos económicos. ¿Cómo se calcula? Tienes que aplicar un porcentaje sobre el tipo o capital prestado al cliente en los que no se incluyen los gastos y las comisiones.

  2. La TAE o Tasa Anual Equivalente,  indica el coste efectivo de un préstamo durante un tiempo determinado. ¿Cómo se calcula? De acuerdo con una fórmula matemática que tiene en cuenta:

    • El tipo de interés nominal de la operación.

    • La frecuencia de los pagos (mensuales, trimestrales, etc.)

    • Las comisiones bancarias.

    • Gastos generados por la operación. 

Este interés, te permite comparar entre distintas ofertas el coste efectivo de un mismo producto, en este caso, el inmueble.

3. El Euríbor es un índice que indica el tipo de interés promedio al que las entidades financieras europeas se prestan dinero entre sí a corto plazo, por lo que fluctúa constantemente. 

Esta oscilación es la que define la variación de la cuota. Lo más común es que se revise semestral o anualmente.

 

¡RECUERDA! ¿Quieres comprar o vender una casa? Ponte en contacto con nosotros, nos ocupamos de todo el proceso, incluso de las visitas. Si lo prefieres puedes dejarnos tus datos y nosotros contactaremos contigo.

Llámanos al 976 041 871.

¿Hablamos?

Comienza a vender tu piso con Doctor Property

¡Te llamamos!

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar