Felipe Fernando Mateo Bueno: “es más fácil divorciarse que deshacerse de una vivienda”

Felipe Fernando Mateo Bueno

Abogado vocacional y apasionado del Derecho y la Justicia. Quizás también te suene por su faceta como bloguer y YouTuber. Él es Felipe Fernando Mateo Bueno, especialista en Derecho de Familia y Derecho Penal.

Ante la injusticia solo cabe resignarse o rebelarse y Felipe Fernando es de los que no se resignan porque piensa “que desde nuestra esfera profesional y personal podemos luchar para cambiar la realidad que no nos gusta”.

Felipe Fernando Mateo Bueno

En la entrevista abordamos el tema de la transparencia en el mundo de la abogacía e inmobiliaria y además, nos explica y detalla los principales asuntos a tener en cuenta para abordar la venta de una vivienda tras un divorcio.

¡Atento! También nos cuenta su victoria ante el Tribunal Supremo que marcó un antes y un después en el Derecho de Familia.

Felipe Fernando Mateo Bueno, vivienda y familia

Como profesional especializado en Derecho de Familia y Derecho Penal, ¿crees que hay transparencia y claridad en la información en el mundo de la abogacía?

Creo que no hay transparencia, aunque todo depende del punto de vista que lo mires. Si hablamos de los profesionales del mundo de la justicia y el derecho, entonces sí que diría que hay transparencia, sin embargo, de cara al ciudadano no hay.

Generalmente, mis clientes cuando salen de un juicio me dicen que no se han enterado de nada y lo mismo sucede en lo relativo a escritos y resoluciones judiciales. No hay transparencia ni facilidad para que las personas ajenas a al mundo de la abogacía entiendan las informaciones de un proceso judicial.

Esto mismo pasa en otros campos como por ejemplo, la informática o la medicina, donde hay conceptos complejos y mucho lenguaje técnico. Normalmente, cuando nos explican asuntos relativos a estos temas necesitamos que nos traduzcan la información, eso mismo sucede en el mundo de la abogacía.

Por todo ello el abogado tiene una doble misión, informar al cliente y explicar la información que le transmite.

¿Cuáles son las cuestiones sobre vivienda que más suelen consultarte tus clientes?

La vivienda es una fuente de problemas cuando hablamos de las rupturas de pareja: cómo venderla, si se la queda uno u otro, clientes que compraron en el boom inmobiliario y ahora tras divorciarse quieren vender un inmueble cuyo valor es inferior a la hipoteca actual que poseen… Es más fácil divorciarte de tu pareja que deshacerte de la vivienda.

¿Es la gestión de la venta de un inmueble un asunto arduo en cuestiones de herencias, separaciones y divorcios?

Las herencias y los divorcios son dos campos completamente diferentes.

Cuando hay un único heredero no hay problemas, esa persona, si es necesario, puede «mal» vender un inmueble para pagar el impuesto de transmisiones patrimoniales. Sin embargo, en las herencias cuanto mayor es el número de herederos, más complicada es la venta del inmueble porque más difícil es ponerse de acuerdo.

En las separaciones y divorcios puede haber diferentes problemas: que a una de las partes se le atribuya el uso de la vivienda, que no se llegue a un acuerdo de venta… Divorciarse es un procedimiento muy caro porque no es lo mimo mantener una vivienda entre dos que mantener una vivienda cada uno.

Tu victoria ante el Tribunal Supremo en el caso – sentencia n.º 641/2018, de 20 de noviembre – marcó un antes y un después en el derecho de familia, ¿por qué crees que lo hizo?

Esta sentencia beneficia a muchas personas y supone la aplicación del sentido común.

Cuando una pareja se divorcia, tiene niños y se atribuye la custodia a una parte, al progenitor que le dan la custodia (hombre o mujer) se le atribuye el uso de la vivienda.

Mucha gente rehace su vida y se lleva a vivir a la vivienda familiar a esa nueva pareja junto con sus hijos, de forma que el progenitor no custodio acaba «manteniendo» a sus hijos, ex pareja y la nueva pareja. El progenitor que no habita en el núcleo familiar mantiene a la nueva pareja porque tiene que pagar la hipoteca, el seguro, los gastos del hogar, etc. de la vivienda familiar mientras en ella vive otra persona que no paga nada.

Esta sentencia estableció que la convivencia con una nueva pareja en la vivienda familiar es causa de extinción de la atribución del uso de la vivienda. Marcó un antes y un después en el derecho de familia del que se han podido beneficiar miles de personas.

¿Son claras las informaciones sobre las atribuciones del uso de la vivienda familiar tras un divorcio?

La información, en líneas generales, siempre es clara. Se dice quién es el progenitor custodio y se fija el plazo de atribución. Este plazo en unos casos ya está concretado mientras que en otros se establece hasta que los hijos sean independientes económicamente, de forma que puede variar mucho, porque si un hijo estudia una carrera la independencia económica puede alcanzarla a los 24 años o más. Depende de cada situación en particular.

¿Qué medidas se pondrían tomar a cabo para incrementar la transparencia en este tipo de informaciones/documentos legales?

Usar un lenguaje más accesible para el ciudadano y recurrir menos a tecnicismos. Creo que de cara a los clientes es fundamental informar y explicar de manera clara la información que se les da.

También, se podría tratar de reducir parte de los formalismos de los juicios, aunque quizás, esto conllevaría sacrificar cosas que no se deberían sacrificar. Hay que tener en cuenta hasta qué punto se puede llevar a cabo esa accesibilidad, porque por ejemplo, un informático puede explicarnos como a un niño de 5 años determinados aspectos técnicos, pero hay conceptos y terminologías que son imposibles de explicar con otras palabras.

Las 3/4 cuestiones principales que una pareja debe saber sobre cómo gestionar la venta de su vivienda al divorciarse. ¿Cómo debe abordarse la vente de la vivienda familiar? (teniendo en cuenta el régimen de separación de bienes o gananciales)

Aunque sea muy poco romántico yo recomiendo a las personas que se casan que lo hagan en régimen de separación de bienes porque cuando una relación se termina solo se discute por dinero.

En cuanto a la venta de una vivienda, yo aconsejo, tanto si se está casado en régimen de separación de bienes o gananciales, que se pongan en contacto con una empresa de tasación porque así se evita el primer problema o discusión: concretar el valor de la vivienda. Una vez con la tasación y valor del inmueble hay 3 opciones:

  • Tú vendes tu parte a tu expareja.
  • Compras tu parte de la vivienda a tu expareja.
  • Se vende la vivienda, con lo que se obtiene se amortiza la hipoteca y, una vez amortizada la hipoteca, el dinero sobrante se reparte al 50%.

Sin embargo, hay ocasiones en que las personas no se ponen de acuerdo ni para esto, lo que les lleva a un procedimiento judicial de liquidación de la sociedad de gananciales o acción de división de la cosa común que puede acabar con la venta de la vivienda en subasta. Por lo tanto, una vivienda que se podría haber vendido en buenas condiciones acaba malvendiéndose. A la hora de una ruptura, aconsejo aplicar el sentido común porque por no aplicar el mismo y no ponerte de acuerdo con tu pareja puede acabar perjudicándote a ti mismo y a tu bolsillo.

Durante el Estado de Alarma se ha producido una situación inusual que ha afectado al Derecho de Familia (regímenes de custodia, visitas en el núcleo de la unidad familiar…) ¿cuál es tu visión? ¿qué propones al respecto?

Este tema nos ha pillado desprevenidos porque nunca habíamos vivido una pandemia ni un Estado de Alarma. No ha habido ningún tipo de criterio a nivel nacional o autonómico sobre el cumplimiento de los regímenes de visitas o custodias compartidas. Hay partidos judiciales donde se ha suspendido el cumplimiento de los regímenes de visitas y otros en los que no. A ello hay que añadir que por parte de algunos progenitores se ha abusado de la situación no permitiendo que los menores tuvieran contacto con el otro progenitor ni por videoconferencia.

Se puede actuar de buena y mala fe. De buena fe, por ejemplo, flexibilizando los regímenes de visitas en caso de confinamiento. Sin embargo, lo que no se debe hacer es impedir que la otra parte vea a los niños porque por ejemplo, hay personas que durante la pandemia no han visto a sus hijos en 3-4 meses, a veces, ni a través de videoconferencia. Por ello, yo propondría incluir en los convenios reguladores y sentencias apartados específicos donde se regule cómo se debe actuar ante un Estado de Alarma y pandemia.

Hace un año o unos meses esta propuesta hubiera sido un disparate, ahora es lo más lógico y cabal del mundo. Hemos vivido una experiencia inusual y es probable que más adelante vuelva a producirse, por ello es fundamental que se regule y las familias sepan cuáles son sus derechos y obligaciones ante este tipo de situaciones.

Te defines como un abogado vocacional y apasionado por la Justicia y el Derecho, ¿qué es lo más complicado de tu trabajo?

Lo mas complicado es que no siempre se hace justicia y trasladarle al cliente eso es terrible. En el mundo de la justicia no basta con tener la razón y pruebas suficientes, es necesario que te den la razón. A ello hay que añadir que los jueces no están para hacer justicia, están para aplicar la ley, por lo que si la ley es injusta no puede haber resultados justos. El que se haga justicia es algo excepcional.

¿Y lo más gratificante?

Precisamente lo contrario. A veces se hace justicia, y cuando uno tiene la suerte de participar en ese hecho excepcional es maravilloso, como mi caso ante el Tribunal Supremo. Es una de las mayores satisfacciones como profesional porque fruto de este trabajo no solo se benefició mi cliente, sino también, miles de personas en la misma situación.

¡RECUERDA! ¿Quieres comprar o vender una casa? Ponte en contacto con nosotros, nos ocupamos de todo el proceso, incluso de las visitas. Si lo prefieres puedes dejarnos tus datos y nosotros contactaremos contigo.

Llámanos al 976 041 871.

¿Hablamos?

Comienza a vender tu piso con Doctor Property

¡Te llamamos!

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar